Publicado el

L. Borda – A quien tocaron las musas del tango

La chica que atrae a las musas del Tango. Tal vez sera Lidia Borda ?

Las musas del tango están a la vuelta de cada esquina de Buenos Aires, solo hay que saber como convocarlas.

En los últimos años han proliferado los intérpretes femeninos del tango. Las mujeres quieren cantarlo y también bailarlo. Como sucede con otros géneros, pocas son las que llegan a convocar esas musas de la mística porteña.
Lidia Borda era una cantante que coqueteaba con el jazz y hace unos años decidió su camino con el tango. Para su primer trabajo discográfico estudió mucho tiempo el género, el repertorio, los matices, las grandes voces femeninas como Mercedes Simone, Rosita Quiroga o Ada Falcón. Después de un tiempo decidió grabar un repertorio casi preciosista y poco transitado por la mayoría de sus colegas. Melodías de Anselmo Aieta (Entre Sueños) se encontraban con pequeños clásicos de repertorio de aquellas grandes cantantes.

Borda comenzó su camino desde las pioneras, las rescató, aprendió de sus voces mucho del misterio que creó el tango y grabó un CD debut extraordinario a punto de reeditarse en Argentina. Ahora, siete años después, con mucha experiencia (también los franceses pudieron escucharla en el 2001 en la Cité de la Musique y el Chaillot), Lidia convoca las musas de autores inolvidables en su nuevo trabajo Tal vez sera su vos.

En una charla informal la cantante cuenta algunos procesos de este trabajo tan demorado y tan esperado al mismo tiempo.

LB: La verdad es que fue realmente un trabajo artesanal, porque lo edito de manera independiente y es muy difícil que te den todas las cosas que pedís. Cuidé mucho todos los detalles, desde el repertorio y los músicos hasta el arte de tapa y la realización.

Lidia parte de dos premisas en el disco; la primera su relación de compañerismo y trabajo con la Orquesta El Arranque; y la segunda su trabajo con el pianista y arreglador Diego Schissi, un talento que también forma parte de uno de los mejores grupos de jazz de la actualidad: el Quinteto Urbano.

LB: Alguna vez pensé este trabajo como un CD doble o como dos CD´s independientes, es decir uno que llevara la evolución de mi trabajo con la Orquesta El Arranque y otro con el piano de Diego- dice Borda- pero después surgió la idea de hacer un orden alternando las dos propuestas y esa nos gustó más.

Lidia Borda desmiente aquello que dice que es imprescindible haber nacido al tango casi al mismo tiempo que a la vida. Sus antecedentes la ponen más cerca del jazz que del tango. Sin embargo es una artista que tomó el camino del tango con gran respeto y responsabilidad. La elección del repertorio ha sido uno de sus puntos más fuertes, Borda se supo rodear de gente que le brindó todos los elementos necesarios para el conocimiento integral de cada obra. Se interesó por las circunstancias de su creación, la época, los artistas que grabaron cada obra, el estudio del poeta y del músico, el estudio de cada partitura y los posibles abordajes artísticos de cada obra. Ese trabajo que no muchos artistas se toman también hace la diferencia de calidad del resultado final. Con una afinación perfecta, modulaciones creadoras sobre la base musical original y un conocimiento profundo de la poética, Borda logra un equilibrio natural y expresa grandes tangos recreándolos con originalidad.

LB: En el primer CD estaba por las décadas del 20’ y 30’- dice Lidia- ahora estoy un poco más acá, estos tangos fantásticos fueron creados en la década del ’40, espero pronto encontrar un repertorio de tangos nuevos para grabar. De todas maneras la elección de mi repertorio no es necesariamente cronológico sino por el gusto de hacer estas melodías y cantar a estos poetas increíbles que superan el paso del tiempo.

Producido por Ignacio Varchausky, contrabajista y arreglador de la Orquesta El Arranque, el trabajo es impecable y una fehaciente demostración que el tango está abierto a infinitas posibilidades mientras su química se mantenga intacta.

Lidia Borda con la Orquesta El Arranque y el pianista Diego Schissi presenta Tal vez sera su voz.

Deja un comentario