Publicado el

G. Beytelmann – Segunda parte

Gustavo Beytelmann: Y aqui estoy, en Paris, donde hube de pasar un cierto tiempo tratando de adaptarme a esta vida parisina, que me toca vivir a causa de mis compromisos politicos. Pase tres, cuatro años sin abrir mis valijas, aprovechando de esa facilidad que tengo en los dedos para escribir o para tocar, arreglandomelas desde el punto de vista musical y dando el maximo de mi tiempo para estar en la resistencia argentina hasta que esta se disolvio. Este compromiso politico guio tambien mis elecciones musicales.

Paralelamente habia iniciado unas experiencias con Juan José Mosalini, con el grupo Tiempo Argentino etc … Yo estaba preparado, tecnicamente, para la escritura y empece, a tientas, intuyendo que por ahi iba a encontrarse mi camino definitivo. Logre concretizar, rapidamente, una serie de fragmentos que se convertirian en Raices I, II, III, con la sensacion de sorpresa por haberlas compuesto facilmente.
Cuando hoy observo esos fragmentos, mas alla de un lazo afectivo, siento que ellos me ligan artisticamente mucho mas con mis raices argentinas. Logré con bastante rapidez una especie de ‘objeto artistico’ que me representa bastante bien.

Luego de haber formado el Trio Mosalini/ Beytelmann/ Caratini, empecé a deshacer mis valijas. La practica del Trio me confortaba con el hecho en que no era un error entregar una parte importante de mi vida a este tipo de musica. Yo deseaba avanzar, ampliar los campos musicales.
Hace unos cinco años me confesé que yo era compositor y terminé por asumirlo completamente, con las ganas de que no se me perciba como un pianista que compone sino mas bien como un compositor que toca el piano. Compongo esencialmente musica contemporanea y una musica con fuertes connotaciones tangueras. Digamos, es mi ‘tango imaginario’ en un cierto modo.

Mi vida se construye, desde hace cinco años, entre estas dos columnas. Yo trato de componer lo mas que puedo, sea para los unos y los otros, sin hacer distinciones. Prueba de esto el hecho de haber estado en residencia como compositor contemporaneo de la ciudad de Dijon durante tres años y por otro lado, tambien desde hace tres años, soy el director artistico del departamento de tango del conservatorio de Rotterdam. Esto da una idea de lo que es, hoy, mi vida.
Hoy privilegio las relaciones que tenia con ciertos musicos, como por ejemplo, Mosalini, Caratini o Angá-Diaz… Esto si que me excita, la idea de salir de mi ratonera. El tiempo de una noche, esto me hace mucho bien: salir de mi cotidiano, ir a mojar la camisa. Todo este juego del escenario y los reflejos de la inteligencia me faltan, en la medida en que yo me recuerde. Necesité tomar distancia, y fue por ello que decidi parrar con el Trio, no me sentia con fuerzas suficientes para estar en dos lugares simultaneamente. Ahora, que el tiempo paso, pienso que puedo intentar volver a compartir mi tiempo entre la interpretacion y la composicion.

Para mi, hoy, seria ideal poder tener algun periodo del año para ir a ‘mojar la camiseta’. El trabajo de composicion es un trabajo de introspeccion. Para seguir una idea propia, hay que darse los medios. Durante tres meses yo pienso, y durante veinte dias escribo. Mis amigos dicen que voy rapido, pero no, hace ya 90 dias que vengo pensando en esto !

Ahora, que tengo un estilo, que lo limo, que lo retoco, puedo impregnarme de otras musicas que no son las mas. Por el contrario, escuchar a otros me enriquece. En mi vida la necesidad hizo que salgan de mi mismo cosas insospechadas. Y llegue a adquirir un sentido de la relatividad.
<i>Propositos recogidos por Solange Bazely lel 27 de agosto de 1999</i>

Deja un comentario