Publicado el

O. Pugliese – Forever

Pugliese para op forevera siempre

Osvaldo Pedro Pugliese nació el 2 de diciembre de 1905 en Buenos Aires y durante sus 90 años de edad (falleció el 25 de julio de 1995) instaló una mística que se extiendio por su ciudad y su barrio (Villa Crespo).

Osvaldo Pugliese desarrolló su tango desde los cafés de principios de siglo donde alternó en el conjunto de la primera bandoneonista del tango, Paquita Bernardo, después con Roberto Firpo, Pedro Maffia, Elvino Vardaro, Alfredo Gobbi, Aníbal Troilo, Pedro Laúrenz y muchos otros creadores de un tango que estaba produciendo una evolución musical notable encabezada por los hermanos De Caro y su sexteto, cuya influencia sería notable en el sonido de su primera orquesta que debuta el 11 de agosto de 1939 en el Café Nacional.

Pugliese fué director, pianista y orquestador y fiel a su militancia en el Partido Comunista. Su orquesta siempre funcionó como una cooperativa donde cada miembro tenía un puntaje de acuerdo a su antigüedad, algo que mantuvo hasta el final de sus días.

La militancia comunista, la coherencia de pensamiento y acción, el fervor en defensa de los derechos del hombre, hicieron de Pugliese un personaje admirado aún por sus contrincantes y también le trajeron muchos días de cárcel en épocas oscuras (Perón en su regreso al país en 1972 le pidió disculpas por haberlo encarcelado en los ’50).

Musicalmente mantuvo siempre las raíces, pero desarrolló dentro de su estilo un tango evolucionado que incluso disparó la creatividad del, por entonces joven, Astor Piazzolla, cuando compone su obra “Negracha” (que Piazzolla graba con su conjunto como punto de partida de otra evolución).Pugliese ya había compuesto en 1925 su bello tango Recuerdo y luego también lo haría con su clásico La Yumba y con otra gran obra evolucionista: Malandraca.

Con la proliferación de milongas (bailes) en todo el mundo y el gran éxito del show Tango Argentino en Francia y luego en Broadway, el estilo de Osvaldo Pugliese, inconfundible, se transformó en un fenómeno que sigue creciendo y que abunda en seguidores como la Orquesta Colortango (dirigida por el bandoneonista Roberto Alvarez, quien formó parte varios años de la última orquesta de Pugliese), el Sexteto Canyengue< de Holanda, la orquesta de su hija Beba Pugliese o la mismísima Orquesta Fernandez Fierro integrada por jóvenes valores.

En Holanda, Japón, Alemania, Francia, Italia y muchos otras culturas del mundo Osvaldo Pugliese es analizado, estudiado, homenajeado e imitado tanto por Catedráticos, Conservatorios de Música, músicos, bailarines, coreógrafos, coleccionistas, periodistas o sociólogos. Pugliese es la palabra mágica que abre las puertas de la percepción de un mundo mítico porteño.

Un retrato minucioso y dinámico del hombre de Buenos Aires a través de la música y la conducta de un creador inigualable.

La cita con la obra de este gran artista es impostergable.

Luis Tarantino

Deja un comentario